2. PROYECCIONES DE LA RADIOGRAFÍA DE TÓRAX.

iDevice icon Las 2 proyecciones estandar son:
  • La proyección posteroanterior de tórax se puede complementar con otras, si lo indica el radiólogo o el médico que ve la radiografía.

 
 
  • La proyección lateral: visualiza mejor la columna dorsal y el esternón, que no se ven en la primera radiografía. Descubre las zonas ocultas pulmonares retroesternal y retrocardiaca, y las zonas tapadas por los diafragmas de los lóbulos inferiores. Valora el tamaño y la morfología del corazón y el mediastino en sus tres compartimentos, anterior, medio y posterior.


Este artículo es licenciado debajo deLicencia De la Documentación Libre del GNU. Usa material delArtículo"".
Icono IDevice Otras proyecciones útiles son:

       -Radiografías oblicuas: localiza opacidades focales vistas en la PA. Es útil para distinguir nódulos pulmonares de lesiones cutáneas o lesiones óseas. Por la dificultad para interpretarlas sólo deben ser indicadas e interpretadas por un radiólogo.

       -Radiografías lordóticas: se hace en anteroposterior (AP) con una inclinación caudo-craneal, con lo que conseguimos que las estructuras anteriores salgan de los campos pulmonares para estudio de los vértices pulmonares. También se valora mejor el lóbulo medio derecho y la língula.

-Radiografías en espiración: permiten ver mejor pequeños neumotórax.

       -Radiografías en decúbito lateral con rayo horizontal: demuestra pequeños derrames pleurales confirmando que son libres y en cantidades tan pequeñas como 50 ml ya que el aire va hacia arriba y el agua se queda abajo. Como las oblicuas, sólo deben ser indicadas por un radiólogo.

 

      -AP en decúbito supino: se realiza cuando no se pueden obtener en bipedestación. Es difícil su valoración debido a que existe un aumento normal del flujo pulmonar sanguíneo que, unido a la ausencia de efectos gravitatorios produce una distribución homogénea del flujo desde el vértice a la base. Magnifica el tamaño de la silueta cardiaca y, además, el aumento del retorno venoso sistémico hacia el corazón ensancha el mediastino superior. No se pueden valorar en ellas signos como la redistribución vascular.